Paso al frente de la UE para regular la IA Generativa

La Comisión Europea ha dado un paso al frente en la regulación de la IA Generativa al abrir una consulta pública para que los líderes del G7 definan un estándar técnico para los sistemas de inteligencia artificial especializados en la generación de contenidos, es decir, plataformas como ChatGPT o DALL-E cuyo uso se ha generalizado de forma exponencial. Numerosos medios de comunicación, como WDiarium, se han hecho eco de la noticia.

La IA Generativa ha modificado los límites de lo que creíamos que se podía hacer con tecnología. En los últimos días las redes sociales se han inundado de imágenes de famosos al estilo de un anuario estadounidense de la década de 1990. Hace solo unas semanas la difusión de fotos de un grupo de menores de Almendralejo en las que aparecían desnudas mediante el uso de la IA generó un amplio debate sobre los límites de la inteligencia artificial. Desde la creación de imágenes a la simulación de voces y sonidos, parece que para la IA Generativa no hay límites y, aunque son evidentes las ventajas, también es cierto que hay que fijar líneas divisorias que frenen el uso indebido de esta potente tecnología.

La vicepresidenta del Ejecutivo comunitario, Vera Jourova, ha resaltado la urgencia de establecer directrices claras que garanticen un uso ético y seguro de la IA. Asegura que esas directrices no solo protegerán a los usuarios y consumidores, sino que también proporcionarán un marco para que los desarrolladores y empresas innoven de manera responsable. Ahí está la clave, hacen falta reglas claras y proporcionadas, tal y como ha comentado Thierry Breton, comisario de Mercado Interior.

Esta consulta abierta es una oportunidad para que los que nos dedicamos al mundo de la inteligencia artificial, ya sea como investigadores o como estudiosos a través de la academia, aportemos nuestros conocimientos y opiniones basadas en el uso que hacemos de esta tecnología que ha supuesto una revolución a todos los niveles. No podemos quedarnos atrás, debemos aprovechar las ventajas de esta prometedora tecnología, pero no podemos avanzar arrasando con todo y olvidando nuestros principios.

El debate está sobre la mesa: ¿Cómo podemos tener una IA que beneficie a todos, y no solo a unos pocos, pero sin que frene las posibilidades de crecimiento a nivel investigador o empresarial?

Esperemos que el futuro Código de Conducta que prepara la UE sirva de guía en este apasionante camino que, de momento, está cubierto de dudas.


Juan Manuel Corchado

Catedrático, Área de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial, Departamento de Informática y Automática de la Universidad de Salamanca.


REDES SOCIALES:

Contenidos: Noixion.TVWDiarium.com – e4YOU – Másteres – CyberCamp

Científicas: ORCIDScholarResearch GateWeb of Science

Únete a otros 19K suscriptores

A %d blogueros les gusta esto: