Las nuevas tecnologías están contribuyendo en la producción de alimentos de origen animal y vegetal de forma más sostenible. La ganadería y la agricultura de precisión permiten un trabajo más eficiente en el campo, además del manejo óptimo de grandes extensiones.

El 5G permitirá acceder a información de forma rápida y segura sin incurrir en grandes costes a nivel de instalaciones y con interesantes modelos de pago por consumo. La IoT permite la captación de datos y la actuación sobre sensores y máquinas conectadas a Internet, mientras que la inteligencia artificial permite explotar datos para sacar el mayor rendimiento de toda la información que se genera dentro y fuera de las explotaciones y poder predecir consumos, producciones, optimizar recursos, etc.

Asimismo, tecnologías como el blockchain facilitan el impulso de procesos de trazabilidad a lo largo de toda la cadena de valor, proporcionando fiabilidad al sistema. El desarrollo de plataformas para gestionar las explotaciones agrícolas y ganaderas como si se tratara de edificios inteligentes o industrias 4.0, o de grandes extensiones rurales como si fuesen ciudades inteligentes ya está ahí, y Castilla y León será pionera en el desarrollo de infraestructura para la construcción de territorios inteligentes en los que la ganadería y agricultura de precisión podrán ser una realidad en todas las explotaciones.

Este artículo fue publicado en el diario El Mundo, en su sección Innovadores.

 

Escrito por Juan M. Corchado

Catedrático en el Área de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Salamanca. Director del Grupo de Investigación BISITE // Full Professor in Area of Computer Science and Artificial Intelligence at University of Salamanca. Director of the BISITE Research Group