La gestión de proyectos es uno de los máximos exponentes del crecimiento tecnológico y la innovación. Los proyectos tienen muchos factores que les hace muy diferentes unos de otros. Las metodologías rígidas que se han utilizado tradicionalmente son cada vez menos útiles para su desarrollo y se precisa de otras que permitan adaptar los procesos a cada proyecto concreto.

La utilización de metodologías ágiles ayuda a conseguir mejores resultados que las metodologías tradicionales en los proyectos tecnológicos. Los factores que forman parte de los proyectos (equipo, recursos materiales, tiempo etc.) pueden gestionarse mejor desde la adaptabilidad que suponen los nuevos métodos. Esto se debe a que los modelos de trabajo tratan de mejorar la eficiencia en la producción y la calidad de los productos finales. Además, aportan la capacidad de respuesta y retroalimentación ante los problemas que aparecen durante el proceso de creación que no pueden aportar los modelos más rígidos. Con ellas se consiguen mayores beneficios pues permite corregir los desafíos inesperados que planteen las creaciones tecnológicas.

Las competencias necesarias para los futuros profesionales que gestionen proyectos podrán ser adquiridas en el Máster de Gestión de Proyectos Ágiles de la Universidad de Salamanca, gestionado por el Grupo de Investigación BISITE. Una vez finalizado el máster los alumnos serán capaces de trabajar, gestionar y dirigir proyectos tecnológicos mediante metodologías modernas que flexibilicen los procesos, logrando beneficios y un rápido retorno de la inversión para sus empresas.

 

 

 

Escrito por Juan M. Corchado

Catedrático en el Área de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Salamanca. Director del Grupo de Investigación BISITE // Full Professor in Area of Computer Science and Artificial Intelligence at University of Salamanca. Director of the BISITE Research Group