La facturación de este complejo, perteneciente a la Universidad de Salamanca, ascendió a 951.000 euros en 2016 y este año se prevé superar el millón de euros.

El grado de ocupación del Parque Científico de la Universidad de Salamanca alcanza ya el 95 % con un entorno cercano a los 7.000 metros cuadrados. Como señala el reportaje publicado ayer domingo por El Norte de Castilla, el camino que recorre el campus de Villamayor es cada vez más prometedor.

Los edificios que se ubican en el Parque también van creciendo, como es el caso del Edificio Incubadora o el Edificio Invernadero cuyos permisos y licencias  ya han sido desbloqueados, o el Edificio M4 cuya construcción se iniciará a finales de año.

Las actividades de las empresas ubicadas en este campus tienen que ver con la investigación, pero también con el emprendimiento o el networking empresarial, como lo demuestra la creación de la sala U-Talent-Room del Edificio M3 que ya ha acogido diversos eventos en este sentido. También hemos suscrito, por tercer año consecutivo, el convenio con la Diputación de Salamanca que permite la presencia de empresas del parque en la feria Salamaq, una colaboración que revierte de manera muy positiva en el sector primario de Castilla y León.

Como recuerda el reportaje de El Norte de Castilla, el Parque Científico está lleno de empresas y egresados de la Universidad de Salamanca y está plenamente consolidado con 900 trabajadores y 67 empresas instaladas, lo que revertirá positivamente en las arcas de la USAL entre los servicios que presta y los proyectos que genera para la propia Universidad.

Ahora, mi deseo como director del Parque Científico de la Universidad de Salamanca es crecer sin generar más gasto para nuestra institución.

 

Escrito por Juan M. Corchado

Vicerrector de Investigación y Transferencia - Universidad de Salamanca // Vice President for Research and Technology Transfer - University of Salamanca