Muestras geológicas de Salamanca, Zamora, La Coruña y Portugal viajan decenas de miles de kilómetros por el mundo para averiguar la edad de las fracturas del terreno.

José Pichel Andrés/DICYT Diversas fallas del Oeste de la península ibérica se produjeron hace 308 millones de años. Una investigación de la Universidad de Salamanca en colaboración con expertos internacionales ha datado muestras procedentes de fracturas del terreno como la que une Juzbado, en Salamanca, y Penalva do Castelo, en Portugal, una falla de 160 kilómetros. Los datos, que han sido publicados en la revista científica Tectonophysics, coinciden en el tiempo con un gran evento geológico, el plegamiento del terreno conocido como Orógeno Varisco, que afectó al Oeste de la península e hizo surgir las cordilleras actuales.

El equipo de Gabriel Gutiérrez-Alonso, científico del Departamento de Geología de la institución académica salmantina lleva años estudiando este fenómeno y con esta publicación cierra un importante capítulo de su investigación. “Hay grandes fracturas que recorren el Oeste de la península ibérica cuya edad no estaba determinada”, explica en declaraciones a DiCYT, “en este trabajo las hemos datado y hemos comprobado que son coetáneas del plegamiento que sufrió esta zona y cuyo resultado son las rocas actuales”.

Aspecto exterior en el campo de las rocas estudiadas. Foto: J. Jablonski/Museo de la Falla.

Aspecto exterior en el campo de las rocas estudiadas. Foto: J. Jablonski/Museo de la Falla.

Además de Juzbado, las muestras analizadas se tomaron en Villalcampo (Zamora), Malpica de Bergantiños y Punta Langosteira (La Coruña) y en Portugal, cerca de Oporto. La datación ha sido posible al calcular su edad mediante su “reloj isotópico”, es decir, usando isótopos de potasio y argón del mineral mica moscovita que actúan como relojes.

Lo curioso es que las muestras de estos cinco enclaves peninsulares han tenido que viajar miles de kilómetros para obtener los resultados. En Adelaida (Australia) fueron seleccionados los minerales, de allí se trasladaron a Ontario (Canadá), donde se introdujeron en un reactor nuclear durante más de 30 horas y volvieron a Australia para ser analizadas en los laboratorios de la Curtin University de Perth por el investigador Fred Jourdan mediante el calentamiento en un sofisticado láser hasta su fusión.

Fallas inactivas

Aunque las fallas se suelen asociar a terremotos, las que recoge este estudio se encuentran “totalmente inactivas”, afirma el experto. De hecho, la actividad sísmica del Noroeste de la península, que es muy escasa, está determinada por otras fracturas del terreno.

Además de los científicos australianos y canadienses, también han colaborado investigadores de Filadelfia (Estados Unidos) y, por parte española, la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto Geológico y Minero de España (IGME). En total, ocho geólogos de cinco países están involucrados en este estudio que supone uno de los últimos resultados dentro de dos proyectos de investigación sobre el Orógeno Varisco.

Este fenómeno de curvatura o pandeo de la litosfera, capa superficial terrestre, que se produjo en el Oeste de Europa hace unos 300 millones de años configuró en gran medida la geología actual. De hecho, en el Oeste de Francia existen fallas que suponían una continuación de las ibéricas antes de que abriese el actual Golfo de Vizcaya. Los científicos están muy interesados en este fenómeno por este motivo y también porque consideran que en la actualidad el fenómeno se repite en la Cordillera Bético-Rifeña, al Sur de España y Marruecos, y en los Cárpatos. El siguiente objetivo de los investigadores será, precisamente, estudiar esta cordillera del Este de Europa.

Museo de la Falla

La falla de Juzbado se descubrió hace más de 40 años. Para dar a conocer las características de esta zona, el Museo de la Falla ofrece desde hace dos años una singular propuesta cuya misión es divulgar la geología. Se puede visitar los fines de semana y admite visitas guiadas para grupos con cita previa. Toda la información se puede encontrar en http://www.museodelafalla.es/.

 

 

Referencia bibliográfica
 

Gutiérrez-Alonso, G., et al., Dating of lithospheric buckling: 40Ar/39Ar ages of syn-orocline strike–slip shear zones in northwestern Iberia, Tectonophysics (2015), http://dx.doi.org/10.1016/j.tecto.2014.12.009

 

Escrito por Juan M. Corchado

Juan Manuel Corchado (15 de Mayo de 1971, Salamanca, España) Catedrático en la Universidad de Salamanca. Ha sido Vicerrector de Investigación desde el 2013 hasta el 2017 y Director del Parque Científico de la Universidad de Salamanca. Elegido dos veces como Decano de la Facultad de Ciencias, es Doctor en Ciencias de la Computación por la Universidad de Salamanca y, además, es Doctor en Inteligencia Artificial por la University of the West of Scotland. Dirige el Grupo de Investigación Reconocido BISITE (Bioinformática, Sistemas Inteligentes y Tecnología Educativa), creado en el año 2000. Director del IOT Digital Innovation Hub y presidente del AIR Institute, J. M. Corchado también es Profesor Visitante en el Instituto Tecnológico de Osaka desde enero de 2015, Profesor visitante en la Universiti Malaysia Kelantan y Miembro del Advisory Group on Online Terrorist Propaganda of the European Counter Terrorism Centre (EUROPOL). J. M. Corchado ha sido presidente de la asociación IEEE Systems, Man and Cybernetics, y coordinador académico del Instituto Universitario de Investigación en Arte y Tecnología de la Animación de la Universidad de Salamanca e investigador en las Universidades de Paisley (UK), Vigo (Spain) y en el Plymouth Marine Laboratory (UK). En la actualidad compagina toda su actividad con la dirección de los programas de Máster en Seguridad, Animación Digital, Telefonía Movil, Dirección de Sistemas de Información, Internet de las Cosas, Social Media, Diseño e Impresión 3D, Blockchain, Z System, Industria 4.0, Gestión de Proyectos Ágiles y Smart Cities & Intelligent Buildings​, en la Universidad de Salamanca y su trabajo como editor jefe de las revistas ADCAIJ (Advances in Distributed Computing and Artificial Intelligence Journal), OJCST (Oriental Journal of Computer Science and Technology) o Electronics MDPI (Computer Science & Engineering section). J. M. Corchado desarrolla principalmente trabajos en proyectos relacionados con Inteligencia Artificial, Machine Learning, Blockchain, IoT, Fog Computing, Edge Computing, Smart Cities, Smart Grids y Análisis de sentimiento.

Deja un comentario