El Ayuntamiento de Salamanca y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología lideran un proyecto para acoger en la ciudad a cinco científicos capaces de encabezar otros tantos grupos de investigación.

El Programa de Atracción del Talento Científico está dotado con 2,5 millones de euros, destinados a financiar la contratación de investigadores. La convocatoria, que se cerró en septiembre, estaba abierta a profesionales de todas las nacionalidades que hubieran obtenido el grado de doctor en los últimos tres años. Ha sido un éxito, como lo prueba el que un total de 170 aspirantes han presentado sus propuestas, que ahora son siendo evaluadas por un comité presidido por Mariano Barbacid.

Dos de las principales actividades que dan sentido a las universidades son la enseñanza de conocimientos superiores y la investigación. Para poder llevar a cabo ambas es fundamental contar con personas capacitadas, y el mercado en el que se mueven es global. Formamos a profesionales que desempeñan su trabajo en todas las partes del mundo. En el caso de la Universidad de Salamanca, así ha sido desde hace siglos, y eso nos permite contar con una red de egresados que facilita los intercambios y la colaboración. Un proyecto como el del Ayuntamiento de Salamanca y FECYT contribuye a que esa movilidad funcione en los dos sentidos. Exportamos talento y lo recibimos, ya que para que el sistema avance y se fortalezca tenemos que aspirar a contar con los mejores.

El modelo es exportable al conjunto universitario, porque para que todo funcione se necesita contar con profesionales que acrediten sus capacidades y méritos en la docencia, en la investigación y también en la gestión. Esta última tarea, con frecuencia poco atractiva para el conjunto de los universitarios, es determinante para que las otras puedan llevarse a cabo de forma satisfactoria.  Ahí también nos la jugamos, porque se trata de acertar no solo con el diseño del modelo a medio y largo plazo, sino con la ejecución de los planes y la gestión del día a día, tanto de las propias universidades y de quienes desarrollan su actividad en ellas (profesores, personal de administración y servicios y estudiantes) como de las relaciones con el resto de actores del sistema: administraciones, empresas públicas y privadas, reguladores profesionales, asociaciones, etcétera.

Y en esa tarea, también, necesitamos a los mejores.

 

 

Descargar el artículo en PDF

 

 

Escrito por Juan M. Corchado

Vicerrector de Investigación y Transferencia - Universidad de Salamanca // Vice President for Research and Technology Transfer - University of Salamanca