Las instalaciones acogen a cerca de 800 trabajadores que generan un total de 24 millones de euros anuales en empleos directos.

En este reportaje que publicó recientemente La Gaceta, recuerdo cómo surgió la idea de afrontar la creación del Parque que hoy se ubica en la localidad de Villamayor, fruto de la reunión de un centro de investigación vinculado a la agricultura y la agronomía y lo que fue el origen del Centro de Láseres Pulsados.

Aquel fue el inicio de lo que hoy es toda una realidad que incluye medio centenar de empresas con un índice de ocupación del 95 por ciento.

Pero conviene recordar que no ha sido un camino fácil, y que los créditos que nos concedió el Gobierno central en tiempos de bonanza, los tuvimos que ir saldando en plena crisis económica.

Nos mostramos especialmente orgullosos de haber sido capaces de llevar a cabo el proyecto que diseñamos en su momento. Gracias al apoyo de la Junta de Castilla y León y al trabajo de mucha gente involucrada desde el principio, hemos podido desarrollar un modelo de gestión eficiente y atractivo.

Ese modelo ha permitido que hoy el Parque Científico acoja en sus instalaciones a 800 trabajadores  que aportan un valor añadido a los procesos de producción y generan un total de 24 millones de euros anuales solo contando los empleos directos.

Por eso hemos de seguir apostando por la creación de riqueza con la ampliación de las infraestructuras y mantener la mirada puesta en un futuro cargado de esperanza.

Reportaje gaceta

Consultar en .pdf.

 

Escrito por Juan M. Corchado

Catedrático en el Área de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Salamanca. Director del Grupo de Investigación BISITE // Full Professor in Area of Computer Science and Artificial Intelligence at University of Salamanca. Director of the BISITE Research Group